¿Cómo limpiar correctamente los oídos de tu perro?

Salud

Los oídos son una parte muy sensible en los perros, sobre todo en perros de orejas caídas, ya que tienen una mayor tendencia a acumular suciedad en el conducto auditivo y padecer otitis por ello. En este artículo te enseñamos cómo limpiar los oídos de tu perro paso a paso.

perro

¿Cada cuánto debo limpiarlas?

Es muy importante revisar los oídos de tu perro a diario para observar si existe inflamación, heridas, enrojecimiento, suciedad o mal olor. Lo recomendable es limpiar los oídos semanalmente, pero en perros con tendencia a padecer otitis se debe limpiar 2-3 veces a la semana para asegura una buena salud auricular.

En casos de perros con otitis con tratamiento específico nuestro veterinario debe informarnos de la frecuencia con la que se debe aplicar el tratamiento para que éste tenga éxito.

Esta limpieza consiste en eliminar el exceso de cera y humedad, pero nunca debe eliminarse completamente esta cera ya que sirve como protección contra diferentes agentes.

¿Cómo se deben limpiar?

Limpiar los oídos del perro puede ser una tarea complicada si el animal no colabora, pero de forma habitual se pueden seguir estos pasos:

  • Observar oído: primero se debe mirar si hay suciedad y dónde está acumulada. Si existe mucha suciedad en recomendable usar un limpiador auricular específico de perros.
  • Echa el limpiador: con cuidado debes agarrar la oreja del perro y ponerla recta e introducir un poco el aplicador del limpiador. Apretar suavemente para que entre una pequeña cantidad de líquido.
  • Masajear conducto: desde fuera se debe presionar el conducto haciendo pequeños movimientos circulares. Seguramente el perro quiera sacudirse, no hay problema, esto puede ayudar a que salga parte de la suciedad.
  • Limpiar con una gasa: envolver el dedo con una gasa e introducirlo con cuidado en el conducto auditivo, hacer movimiento circulares y repetir el proceso hasta que la gasa salga limpia.
  • Limpiar oreja: una vez esté limpio el conducto se debe limpiar y secar el resto de la oreja.
  • Nunca usar bastoncillos: si no se está seguro de cómo utilizarlos es mejor no hacerlo, se puede dañar tímpano. Es mejor no usar algodón porque pueden quedar fibras en el conducto.
  • Premiar: para reforzar la buena conducta del animal es conveniente premiarlo una vez que terminemos el proceso.

Si no estamos seguro de cómo debemos hacerlo o el animal no colabora en el proceso podemos acudir a un profesional veterinario que nos ayude y enseñe a hacerlo correctamente.

Irene Martinez

Médica Veterinaria

Planos Barkyn

Cambia tu plan para un plan personalizado Barkyn y recibe más

Ver plan