Mi perro tiene una garrapata ¿Qué hago?

Salud

Las garrapatas son uno de los parásitos más habituales que podemos encontrar en nuestra mascota, sobretodo después de una salida por el campo durante la época de primavera-verano.

perro

Además de resultar molestas para nuestro perro, también son capaces de transmitir diferentes microorganismos causantes de enfermedades graves, alguna de éstas también pueden afectar a las personas.

¿Qué son las garrapatas?

Las garrapatas son un tipo de artrópodo que pueden adherirse a la piel de gran variedad de animales, incluídas personas, para alimentarse de sangre. Una vez se alimentan de sangre suficiente y alcanza el crecimiento máximo, caen al suelo donde ponen los huevos y completan el ciclo. Existe varios tipos de garrapatas, aunque todas se pueden incluir en dos grupos diferentes: garrapatas duras y blandas.

 

¿Cómo es su picadura?

Las zonas más comunes del cuerpo del perro donde podemos localizarlas son las extremidades, zonas de poco pelo y piel fina como el abdomen, y pabellón auricular.
Es recomendable revisar a nuestro perro después de una salida por el campo, sobretodo en zonas donde haya animales silvestres o ganado (ovejas). Los espacios interdigitales es una localización muy común.

Las épocas más calidas (primavera-verano) son las de mayor riesgo, por lo que habrá que extremar la precaución en esos meses.

 

¿Qué síntomas provocan?

Los síntomas directos de la picadura de la garrapata son principalmente picor e irritación en la zona donde está adherida. Además de la picadura, la garrapata introduce a través de la pequeña herida otras sustancias (toxinas, sustancias anticoagulantes, analgésicos e incluso microorganismos en algunos casos). En casos de infestaciones graves por garrapatas el perro puede padecer anemia grave (palidez de mucosas) e incluso parálisis.

 

¿Cómo retirar la garrapata?

Si encontramos en nuestro perro una garrapata y esta aún no está adherida podemos pasar un peine como el que se utiliza para eliminar pulgas, con el cepillado será suficiente para retirarla.

Si tenemos la mala suerte de que la garrapata está anclada en el animal se debe tener mucho cuidado a la hora de extraerla, ya que si lo hacemos bruscamente parte de la garrapata puede quedar anclada y provocarle pequeños quistes o abscesos en la zona a nuestro perro. Para retirarla podemos ayudarnos de unas pinzas especiales para ello, existen varias en el mercado. Si no disponemos de estas en ese momento, podemos empapar un algodón con aceite o alcohol para facilitar la extracción y usar unas pinzas normales, cogeremos la garrapata lo más cerca posible de la piel del animal y estiraremos cuidadosamente. Una vez retirada, curar la pequeña herida con betadine.

En caso de infestaciones graves se recomienda acudir a consulta veterinaria.

 

Prevención:

Para evitar que nuestro perro tenga este desagradable parásito se debe realizar una correcta desparasitación externa, siguiendo las pautas indicadas en cada caso. Entre los antiparasitarios externos que podemos utilizar encontramos collares, pipetas, sprays y champús. También existen pastillas, pero en el caso de utilizarlas no evitaremos que la garrapata pique a nuestro perro, pero si que morirá al alimentarse de la sangre del animal, evitando que complete el ciclo y se reproduzca.

Evitar zonas de paso de ganado en las épocas de mayor riesgo es otra opción, así como una rápida revisión de la piel del animal después de paseos por el campo o césped, retirando la garrapata antes de que se adhiera a la piel.

Irene Martínez
Médica Veterinaria

Planos Barkyn

Cambia tu plan para un plan personalizado Barkyn y recibe más

Ver plan