Síndrome del braquicéfalo ¿en qué consiste?

Salud

En los últimos años se han puesto muy de moda las razas braquicéfalas o de hocico chato, pero estos perros, por sus características anatómicas, presentan una serie de problemas respiratorios que hacen que estén más limitados a la hora de hacer ejercicio en comparación a otras razas.

perro

¿En qué consiste este síndrome?

El síndrome del braquicéfalo o el síndrome de obstrucción de las vías respiratorias altas hace referencia a unas anomalías anatómicas que afectan determinadas razas de perros que presentan una condrodisplasia del cartílago del cráneo, teniendo el cráneo facial más corto y ancho en comparación con otras razas.

Junto a esta diferencia en la forma del cráneo, aparecen otras anomalías que provocan en el animal dificultad para respirar como:

  • Estenosis nasal: orificios nasales más estrechos de lo normal.
  • Elongación del paladar blando: paladar blando más largo, bloqueando la entrada de aire.
  • Hipoplasia traqueal: traqueal más estrecha, dificultando la entrada de aire.
  • Estenosis de narinas.

¿Qué síntomas provoca?

Todas estas anormalidades provocan que en el perro diferente sintomatología:

  • Dificultad respiratoria.
  • Intolerancia al ejercicio.
  • Colapso laríngeo con imposibilidad de respirar.
  • Problemas de termorregulación (golpe de calor más frecuente).
  • Regurgitación y vómitos más frecuentes.
  • Ronquido.
  • Problemas cardíacos.

Razas afectadas:

Afecta a perros braquicéfalos, es decir, de hocico chato, aunque no en todos existen las mismas anomalías. Las razas más frecuentes son:

  • Bulldog inglés.
  • Bulldog francés.
  • Carlino.
  • American Bully.
  • Shih tzu.
  • Boston terrier.
  • Boxer.
  • Lhasa apso.
  • Pekinés.

Pero pueden existir algunas características de este síndrome en otras razas como Maltés, Pinscher o San Bernardo.

Tratamiento:

El tratamiento consiste en corregir estas anomalías mediante cirugía, aunque en estas razas la anestesia adquiere mayor riesgo debido a la dificultad respiratoria. Es importante realizar esta cirugía cuando el animal es joven para evitar que aparezcan problemas cardíacos o pulmonares más graves.

La operación más frecuente es la cirugía nasal, aumentando el tamaño de los orificios, y la cirugía de paladar blando, eliminando parte del paladar blando que está hipertrofiado y permitiendo así una mayor entrada de aire.

Irene Martinez

Médica Veteriaria

Planos Barkyn

Cambia tu plan para un plan personalizado Barkyn y recibe más

Ver plan