Cálculos urinarios en perros

Salud

Los cálculos urinarios, o urolitos, son depósitos minerales que se forman en la vejiga de la orina de los perros y pueden producir síntomas de mayor o menor gravedad, en función de su tamaño.

perro

Tipos de cálculos

Los urolitos pueden estar formados por varios tipos de minerales. Los más frecuentes son:

  • Estruvita
  • Oxalato cálcico
  • Urato
  • Cistina

Existen otros menos frecuentes, como lo silicatos o los de fosfato cálcico.

¿Cómo se forman?

Cuando la concentración de minerales en orina supera un determinado valor, éstos se van depositando en la orina y se van uniendo formando el cálculo.

Existen factores predisponentes, como la raza, la edad, la dieta o patologías que modifiquen la excreción por parte del riñón de estos minerales a la orina.

Sintomatología

Antes de que se formen los cálculos, hemos comentado que ya ha aumentado la concentración de minerales en la orina, que tienen forma de cristales microscópicos, que pueden ir dañando la pared de la vejiga. Algunos, como la estruvita, se asocian a infecciones de orina. Cuando se va formando el cálculo, que ya es macroscópico (es decir, se ve sin necesidad de emplear microscopio) la erosión de la pared de la vejiga es mayor, por lo que los perros suelen presentar sangre en la orina, dolor al orinar o incluso dificultad para hacerlo, si el cálculo ha salido de la vejiga y está obstruyendo la uretra.

Diagnóstico

En caso de sospecha de infección de orina o presencia de cristales y/o cálculos, es imprescindible realizar un análisis de orina, tanto para valorar si hay sangre, bacterias, qué pH presenta o si ha variado la densidad de la orina. Pero  también se debe valorar al  microscopio la muestra, con el fin de poder observar cristales de estos minerales.

En ocasiones no es determinante, por lo que habría que realizar pruebas de imagen, como radiografía o ecografía, donde se valora la estructura de la vejiga y su contenido.

Tratamiento

Algunos cálculos pueden ser tratados con dieta y fármacos para hacer que la orina sea más ácida o se diluya. Pero en caso de que el cálculo sea de oxalato, por ejemplo, que no responden a estos tratamientos, es necesario extraerlo de la vejiga y administrar al perro una dieta especial para evitar que vuelvan a aparecer. O si el cálculo tiene unas grandes dimensiones, es recomendable intervenir quirúrgicamente para evitar obstrucciones o daños graves en la vejiga.

En estos casos, la dieta es muy importante, ya que es posible controlar las recaídas con un pienso especial para problemas urinarios.

Planos Barkyn

Cambia tu plan para un plan personalizado Barkyn y recibe más

Ver plan