Piel atópica ¿qué es?

Salud

La atopia es una de las enfermedades de la piel que más afecta a los perros, estimándose que hasta un 15% de éstos pueden ser tener piel atópica en diferente grado.

perro

¿Qué es?

Se trata de una enfermedad inflamatoria que afecta a la piel. Esta inflamación se produce por una hipersensibilidad o alergia a diferentes alérgenos ambientales. Los alérgenos más comunes que pueden desencadenarla son ácaros del polvo, polen de diferentes plantas y hongos.
Aunque el origen de esta hipersensibilidad no es bien conocido se sabe que tiene componente genético, existiendo algunas razas que tienen más tendencia a desarrollar esta enfermedad.

¿Quién la padece? Razas más predispuestas:

Esta enfermedad suele aparecer en los primeros años de vida del perro, pero se trata de una enfermedad crónica, pudiendo haber brotes más graves según la época del año.
Las razas más predispuestas a padecerla son:

  •  Boxer.
  • Labrador.
  • West Highland White Terrier.
  • Bulldog francés.
  • Bull Terrier.
  • Setter.
  • Pastor alemán.
  • Shar-pei.

¿Qué síntomas provoca?

El síntoma más característico de esta enfermedad es el prurito (picor). Este picor incontrolado y el hecho de rascarse producen en el animal el enrojecimiento de la piel. Las localizaciones más habituales donde podemos observar este enrojecimiento son:

  • Cara.
  • Pabellón auricular.
  • Abdomen.
  • Inglés.
  • Axilas.
  • Extremidades.
  •  Espacio interdigital.

Cuando este picor y rascado persiste pueden aparecer lesiones más graves como pústulas, heridas y, en casos graves y avanzados, hiperqueratosis de la  piel (piel dura y oscurecida). En los casos de otitis crónicas puede aparecer engrosamiento del conducto y pérdida de audición.

Tratamiento:

El tratamiento es crónico y puede ser necesario la administración de antibióticos y fármacos antiinflamatorios esteroideos (corticoides) para evitar infecciones secundarias y reducir el picor e inflamación, sobretodo cuando aparecen brotes más graves.
Es importante un buen control de los parásitos externos (pulgas sobretodo) y una exhaustiva higiene del ambiente donde se encuentre el perro (ácaros). Puede ser útil el uso de mantas y camas hipoalergénicas.
Una buena alimentación es igualmente importante, así como la utilización de
champús específicos.

Irene Martínez

Médica Veterinaria

Planos Barkyn

Cambia tu plan para un plan personalizado Barkyn y recibe más

Ver plan